En lugares cerrados y con poca ventilación es importante tener un aire limpio y libre de cualquier contaminación, entre ellos el virus del Covid-19. Pues una solución viable son los filtros Hepa que filtran el aire y atrapa las partículas eliminando más del  99,9% de los aerosoles que los atraviesan.

El funcionamiento  de esto purificadores de aire para hospitales es muy simple. Los filtros son una caja con un ventilador destinado a extraer el aire, filtrarlo y liberarlo limpio.

Hay que tener en cuenta la ubicación, para un mayor rendimiento se aconseja colocar el filtro en medio de la habitación, levantado del suelo asegurando que el filtro absorba la mayor cantidad de aire para expulsarlo limpio.

La eficacia de los filtros Hepa será casi del 100% lo que hace que sea la tecnología más eficaz para el tratamiento del aire.

¿Qué son los filtros HEPA?

Los filtros Hepa, fabricados generalmente en fibra de vidrio, son un sistema de retención de partículas presentes en el aire. Cuentan con un entramado de fibras extremadamente finas dispuestas al azar lo que crea una forma de malla destinada a retener cualquier compuesto contaminante.

Los filtros Hepa, “High Efficiency Particulate Air” o en español “atrapador de partículas de alta eficiencia”, están adaptados para los quirófanos, entre otros tantos ejemplos,donde se exige una alta pureza del aire. Liberando de polvo, ácaros, virus, bacterias y partículas finas inferiores a 0,01 milímetro.

Uno de los factores más importantes a tener en cuenta con un filtro Hepa es el diámetro de las fibras. El espacio es mayor a 0,3 micrón, esto no quiere decir que las partículas con menor diámetro puedan pasar. Estos filtros están diseñados para retener partículas mucho más pequeñas.

Para maximizar la eficacia de la filtración, la hoja filtrante tiene forma de acordeón, de esta manera cada pliegue es separado por una hoja de aluminio.

Cabe destacar que filtra todas las partículas capaces de portar carga viral o bacteriana, eliminando microorganismos extremadamente pequeños, ya que estos son transportados sobre partículas, reduciendo su propagación y contagio por el aire de una manera eficaz

¿Para qué se utilizan los filtros hepa en hospitales?

Estos filtros están diseñados para crear un ambiente libre de cualquier contaminación. Cuentan con un laberinto de mallas con fibras de 0,5 y 2 micras, haciendo que las partículas más pequeñas sean retenidas de tres formas:

  • Intercepción: las partículas, al rozar la fibra, quedan adheridas a la malla mediante el mismo aire que las transportan.
  • Impacto:  las partículas de mayor tamaño, chocan directamente con las fibras.
  • Difusión:  la difusión de estas mismas, mediante el movimiento aleatorio que las partículas crean facilita la adhesión.

La difusión actúa en partículas inferiores a 0,1 micrón de diámetro. La intercepción y el impacto en partículas mayores a 0,4 micrón.

¿En qué industrias se hace uso de los filtros hepa?

Originalmente estos filtros fueron ideados para eliminar las partículas radiactivas del aire. En la actualidad esta tecnología está presente en muchos lugares tales como: industrias nucleares, producción de productos farmacéuticos, aeroespacial, la industria alimentaria, laboratorios de investigación, donde un aire limpio es indispensable para evitar cualquier tipo de infección o portabilidad de virus y bacterias.

Los filtros también se usan en ambientes delicados,  donde se realizan intervenciones quirúrgicas, laboratorios clínicos, quirófanos y salas blancas, lugares donde se precisan un alto nivel de seguridad ya que un trasplante de órganos o una operación cardiovascular necesita estar libre de bacterias, hongos, etc. Marcas como Emicon, fabricantes de purificadores de aire entre otros, están a la vanguardia en esta tecnología.

Con el fin de garantizar un entorno saludable en estancias donde la ventilación es compleja o imposible de realizar, los filtros Hepa brindan una solución para personas alérgicas, personas que sufren de asma o problemas respiratorios ya que, mientras más se ventile menos alérgenos y contaminantes estarán en contacto con el personal o el paciente.

El virus del Covid ha incrementado su demanda y uso ya que su mecanismo atrapa el virus en el aire, lo procesa y libera el aire limpio, ayudando a mejorar la calidad del lugar donde los filtros estén.

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE FILTROS HEPA

¿Cada cuanto tiempo se cambian los filtros HEPA?

El período para realizar el cambio de filtro dependerá del uso que este tenga,  puede variar de 6 a 12 meses, donde, durante ese tiempo, deberá desinfectar el interior (donde el filtro está colocado) y el exterior de la máquina.

El filtro Hepa avisa de cuándo se debe realizar esta tarea.

Antes de iniciar la limpieza debe averiguar si el filtro es lavable o no.La limpieza es simple aunque deberá tomar las precauciones necesarias para manipular el filtro.

¿Cómo limpiar un filtro HEPA?

Puede enjuagar el filtro lavable, al menos una vez al mes, con agua evitando humedecer el filtro permanente ya que podría estropearse. Se debe lavar hasta que el agua salga clara. Una vez que esté totalmente seco podrá colocarlo nuevamente en el interior.

Un cepillo, si lo desea, en la manguera de una aspiradora ayudará a eliminar los contaminantes del filtro permanente, hacerlo con mucho cuidado es fundamental para no dañar dicho filtro.Deberá cerciorarse de su correcto posicionamiento antes de ponerlo en funcionamiento para asegurar un aire limpio.

A la hora de manipularlo se aconseja usar guantes, mascarillas y hacerlo al aire libre, cualquier virus que este haya recolectado quedará en el filtro y podría quedar expuesto a los virus y bacterias que este filtro expulse a la hora de limpiarlo.

Test de estanqueidad para filtros

Aunque los filtros Hepa se suministran con su correspondiente certificado del fabricante, esto no garantiza su correcto funcionamiento una vez instalados. Para asegurar un funcionamiento correcto deberá realizar el Test de estanqueidad.

Dicho test consiste en la detección de partículas que son capaces de atravesar el filtro mediante la emisión de un producto trazador (aceite en forma de microgotas) para ello se utiliza un fotómetro calibrado.